La negociación del Brexit, que hasta hace poco constituía uno de los temas más relevantes de la agenda del Reino Unido y de toda la Unión Europea, ha sido opacado por la crisis del coronavirus.

Esta semana estaba planeado que empezara una segunda ronda de diálogo entre Londres y Bruselas para determinar las relaciones futuras del Reino Unido con la UE pero ambos participantes han optado por posponer su reunión para centrar sus esfuerzos en paliar el reciente repunte de infectados en ambas zonas.

Las cifras de positivos por coronavirus en el Reino Unido superaron este pasado 16 de marzo los 1.500 y la cifra de fallecidos por el momento se sitúa en 55, aunque la semana pasada Boris Johnson anunció unas medidas de prevención “débiles y poco restrictivas” que la comunidad científica del país ha criticado duramente ya que, de no implicarse más en parar los contagios, se calcula que el número de fallecidos podría llegar a los 260.000.

Por otra parte en el marco de la Unión Europea los países que se han visto más afectados son Alemania, Francia, Italia y España, por lo que se ha iniciado un plan de cierre de fronteras en toda la Unión para evitar que personas contagiadas entren o salgan y expandan la enfermedad. ​