La organización colegial, que inicialmente archivó el caso, da 15 días a la dirigente de Vox para que presente alegaciones a las posibles irregularidades en sus actuaciones como arquitecta.

Rocío Monasterio, actual presidenta de VOX en la Comunidad de Madrid, tiene un plazo de 15 días para defenderse ante las acusaciones de intrusismo por las presuntas actuaciones profesionales irregulares como arquitecta, antes siquiera de licenciarse.

El Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid (COAM) ha requerido que presente sus alegaciones tras aceptar a trámite el recurso presentado ante la Comisión de Deontología Profesional del Colegio de Arquitectos contra la decisión inicial de archivar la denuncia.

El grupo municipal de Más Madrid fue quien pidió la investigación de la firma de planos por parte de Monasterio habiendo falsificado su título académico. A la falsificación documental se le suman posibles irregularidades derivadas de la venta de algunos proyectos realizados en inmuebles industriales sin que hubiera licencia de obra ni cédula de habitabilidad, además de otras gestiones realizadas entre los años 2000 y 2007.

La Comisión de Deontología, que funciona como un organismo autónomo del Colegio de Arquitectos, había comunicado el 28 de noviembre que archivaba la petición de Más Madrid de investigar a Monasterio porque solo tiene competencias para investigar a sus colegiados, y ella no lo era en el momento en que se produjeron los hechos.

Ante esta situación, el 7 de diciembre, Más Madrid presentó un recurso de reposición en el COAM sobre la decisión de su Comisión Deontológica de archivar la denuncia, subrayando el hecho de que el motivo del archivo dejaba claro que la presidenta de Vox en Madrid ejerció durante años como arquitecta de manera fraudulenta.

Las consecuencias legales por estas irregularidades serían nulas al haber prescrito la causa, pero Monasterio podría enfrentarse a un gran precio político y a una perdida de credibilidad ante la opinión pública.