El confinamiento debido al estado de alarma decretado por el Gobierno para hacer frente a la crisis sanitaria del coronavirus ha incrementado el consumo doméstico de electricidad entre semana un 20’3% y un 13’1% el fin de semana, lo que va a suponer un sobrecoste en la factura mensual de entre 8 y 12 euros, según datos de la comercializadora Lucera.

El 50% del consumo se realiza en “horas valle” de 23:00 horas a 13:00 horas, por lo que contratar discriminación horaria supondría un ahorro medio de 8 y 10 euros al mes para más del 90% de los hogares españoles. Para llevar a cabo este estudio, la compañía ha analizado datos como los consumos horarios de los últimos 12 meses y datos específicos de los hogares (tipo de vivienda, personas en el hogar, sistemas de climatización, electrodomésticos…) de sus 35.000 clientes.

Al permanecer más tiempo y realizar todas las actividades en el hogar debido al confinamiento, los hábitos y las rutinas de los consumidores se han visto modificadas trasladando los picos de consumo al mediodía y a la cena.

Además, al llevar a cabo la jornada laboral, las actividades de los estudiantes y el entrenamiento en casa, el gasto energético se traduce en un uso intensivo de portátiles, móviles o iluminación, alargando el día. Como medidas para hacer frente a este incremento en el recibo de la luz por un mayor consumo, la comercializadora Lucera recomienda revisar los precios, contratar discriminación horaria, revisar la potencia contratada o eliminar los servicios extra.