Isabel Celaá, portavoz del Gobierno, ha declarado en una rueda de prensa que no irán a una investidura fallida. Es decir, Pedro Sánchez no se lanzará a la investidura hasta tener todos los apoyos cerrados para que salga.

Eso quiere decir que, aunque las intenciones del PSOE pasan por celebrar la sesión de investidura para diciembre y tener gobierno para antes de acabar el año, esta fecha puede retrasarse hasta tener bien atada su candidatura.

Celaá lo ha dejado claro, insistiendo en que no irán “con una investidura fallida”. Aun así, también ha subrayado que “trabajan” para formar gobierno antes de las navidades.

En esta ocasión, a diferencia de los últimos comicios electorales , Sánchez no irá a la investidura sin apoyos asegurados aunque reciba esa tarea del rey. Si los planes de Sánchez se realizan, la investidura sería el día 16 de diciembre, sometiéndose a la primera votación el 17.

A partir de ahí tiene dos meses para formar gobierno, de no lograrlo, iríamos de nuevo a elecciones. Esa posibilidad es del todo indeseable para los socialistas, dejando esas posibles terceras elecciones para dia 5 de abril en Domingo de Ramos.

Pablo Iglesias por su parte también quiso mostrar su confianza en que el Ejecutivo estará formado para nochebuena.

En respuesta a ERC, que ha dejado claro que no tiene “prisa” para facilitar la investidura socialista, Celaá ha declarado: “No iremos a una investidura fallida. Vamos a consolidar los fundamentos que permitan que sea un éxito”.

El pasado jueves el PSOE de la mano de Adriana Lastra empezó a encaminar las negociaciones con el resto de partidos para asegurar el éxito en la sesión.

El principal reto para Sánchez es ERC, con quién también se reunieron el pasado jueves, sacando en conclusión que a pesar de las “diferencias” entre ambas formaciones seguirán con esa negociación para conseguir la abstención de los independentistas.

El Ejecutivo no ha querido dar más detalles sobre las condiciones que ha puesto ERC para la investidura, aunque el PSOE sí que ha dejado ver que en cuanto a esa mesa de negociación con los partidos del procés ellos apuestan por el “entendimiento institucional” para solucionar el problema catalán.

Otro tema que Celaá ha dejado ver es que gobernar confabulados con el PP no es una de las vías que contemplan, sí que declaran ,sin embargo que ciudadanos debe facilitar gobierno, porque a juicio de los socialistas no hay “alternativa”, así lo ha declarado su portavoz: “Seamos realistas, en esa configuración del gobierno no parecen responsabilizarse las fuerzas políticas de la derecha”.