Fuente: extraconfidencial.es

La Dirección General de Apoyo a Víctimas del Terrorismo (DGAVT) órgano dependiente y subordinado al Ministerio de interior, ha tramitado 130 expedientes de los atentados de Barcelona y Cambrils firmados por el DAESH, destinando 9,8 millones de euros en apoyo a las víctimas.

En este mismo diario hemos denunciado como el DAESH obtiene sus armas y el papel que juega en la política internacional; por ello, lo idóneo sería dejar y romper los contratos de armamento y comerciales con los países que financian activamente el terrorismo del DAESH como Arabia Saudí o Turquía, pero caprichosamente para cualquier gobierno de este país sea del PP o del PSOE estos contratos son necesarios y las víctimas como las de Barcelona y Cambrils un mal necesario que pagar por ello.

El ministerio de Interior ha comunicado que la atención a las víctimas ha sido constante desde el 17 de agosto del año pasado; no obstante, todo este apoyo a las víctimas por los daños causados es hipócrita por parte de un estado con tales políticas internacionales como lo es el español.

Ante la solidaridad de aquellos trabajadores españoles que han ido a luchar contra el Estado Islámico, el Estado ha intentado criminalizarlos y acabar con ellos con juicios y farsas; mientras tanto, como hemos dicho España es uno de los principales exportadores de armas a Arabia Saudí, fiel colaborador de ISIS, teniendo así responsabilidad directa con todos los atentados que ha habido, incluido el de España.

Por muchas ayudas económicas a las víctimas y muchas medidas que se quieran tomar, el pueblo español va a seguir pagando las consecuencias de un gobierno que financia de un modo u otro el terrorismo de ISIS.