Los ministros de economía y finanzas del Eurogrupo han salido sin éxitos de la reunión sobre la Unión Bancaria, cuyos objetivos eran cerrar la reforma del fondo europeo de rescates y desbloquear las negociaciones políticas sobre el fondo europeo de garantía de depósitos.

La función de estas reformas aseguran que es impulsar la Unión Bancaria. Alemania era el país que más se opone a la política sobre el fondo europeo de garantía de depósitos hasta que el Ministro de Finanzas Olaf Scholz levantó el veto de Berlín con un documento en el que aceptaba su puesta en marcha bajo una serie de condiciones. Pero esto no acaba con las discrepancias entre los países para concluir el acuerdo.

Según asegura Mario Centeno, “no tenemos una hoja de ruta. No pactamos una hoja de ruta en la reunión de ayer (miércoles)”, y asegura que aún no estamos en el “momento político” para dicho acuerdo.