El Fondo Monetario Internacional ha contribuido con 363 millones de dólares para paliar la crisis del coronavirus en la República Democrática del Congo.

A pesar de las medidas del Banco Central del Congo (BCC) para garantizar la liquidez, el FMI ha considerado que el país está experimentando un “shock” debido a la crisis sanitaria y la expansión del virus que ha provocado que las revisiones a corto plazo se deterioren rápidamente, por lo que han anunciado una “firme respuesta mediante un plan de ayuda nacional” que sirva para “garantizar el equilibrio de pagos que necesita urgentemente”.

Así lo ha anunciado el subdirector del FMI, Mitsuhiro Furusawa, quien ha continuado su intervención señalando que “se espera que la crisis del coronavirus tenga un impacto considerable a nivel económico y social en RDC, ya que las actividades internas y las exportaciones han sido golpeadas duramente”.

Por último, Furusawa ha destacado que “la aplicación de las políticas y reformas estructurales a las que se comprometieron las autoridades en diciembre son clave para garantizar la estabilidad macroeconómica y restaurar un crecimiento sostenido e inclusivo”.

Las autoridades congoleñas han confirmado hasta la fecha 377 casos de coronavirus, con 25 fallecidos, según datos facilitados por los Centros de África para el Control y la Prevención de Enfermedades (África CDC), dependientes de la Unión Africana (UA).