El Gobierno rectifica y amplía del 30% al 50% la ocupación máxima de las terrazas de los restaurantes y establecimientos hosteleros una vez que se active la fase 1 de desescalada de las medidas adoptadas por la crisis del coronavirus, prevista para el lunes 11 de mayo.

Según fuentes del Gobierno, en la fase 1, cuando se permite consumir los productos en el propio recinto, las terrazas podrán estar abiertas con una capacidad máxima del 50%, pero siempre que se mantenga una distancia mínima de dos metros de seguridad y no haya grupos de más de diez personas.

La fase 1 de desescalada entra en vigor el 11 de mayo en todas las provincias que cumplan los requisitos del panel integral de indicadores diseñado por el Ejecutivo. El Boletín Oficial del Estado (BOE) publicará este domingo una orden ministerial que recoja las diferentes medidas de desescalada que se aplicarán a partir del lunes 4 de mayo, y que recoge entre otras medidas, que los restaurantes y bares podrán ofrecer servicio de recoger comida sin poderse consumir en el local.

La orden ministerial contempla que los establecimientos tendrán que contar con una separación a través de mamparas entre los empleados y los clientes, los clientes tendrán que mantener una separación aproximada de dos metros y un aforo de un cliente por cada trabajador.

Las fuentes del Gobierno destacan que la principal medida de control del cumplimiento de estas medidas en la hostelería será el propio autocontrol de las personas, aunque las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado corregirán las posibles desviaciones.

Una vez se supere la fase 1, se permitirá un tercio del aforo de la sala y solo para las mesas, por lo que no se podrá utilizar el servicio de barra. En la fase 3, se suavizarán las restricciones de aforo, pero se mantendrán las condiciones de separación entre el público.