El Gobierno argentino ha anunciado recientemente el cese de 16 embajadores ajenos a la carrera diplomática, entre ellos Ramón Puerta, el representante en España, y a su vez han anunciado que tendrán que abandonar sus actuales puestos de trabajo antes de que Alberto Fernández tome posesión de su cargo como presidente electo el 10 de diciembre.

Por este motivo, el Boletín Oficial del Estado argentino ha publicado este pasado viernes una orden firmada por el ministro de exteriores, Jorge Faurie, y por Macri, con la que se oficializa el cese de 16 embajadores. “Los funcionarios mencionados deberán encontrarse en la República el día 9 de diciembre de 2019” señala el nuevo decreto.

La medida afecta, aparte de al embajador español, a los representantes de Argentina en otros países como Estados Unidos, China, Costa Rica, Uruguay, Paraguay, Bolivia, Perú, Chile, Ecuador, Israel, México, Portugal y Colombia, así como a los enviados de varias organizaciones y bloques internacionales.

La legislación de Argentina da facultad al Gobierno para designar excepcionalmente como embajadores “a personas que, no perteneciendo al Servicio Exterior de la Nación, posean condiciones relevantes”. El nombramiento cubre, no obstante, “el tiempo que dure el mandato del Presidente de la Nación que lo haya efectuado en primer lugar”.