Sánchez explicó que estos diez días serán considerados como un permiso retribuido recuperable, del que ha informado previamente a sindicatos y empresarios, donde había posiciones encontradas.

“En este momento, en el que nos acercamos a la cresta de la ola, es el momento de intensificar la lucha”, ha dicho Pedro Sánchez. Por ello, aprobará este domingo una medida excepcional en un Consejo de Ministros extraordinario.

Pedro Sánchez ha anunciado este sábado, en una comparecencia en Moncloa, que el Gobierno paralizará la actividad económica no esencial. “Les anuncio que el Gobierno aprobará mañana en un Consejo de Ministros extraordinario una medida excepcional: todos los trabajadores de actividades no esenciales deberán quedarse en casa en las próximas dos semanas”, ha afirmado el presidente del Gobierno.

“La idea es que un trabajador que trabaja en una obra, a partir del 30 de marzo no lo hará y podrá tener ese permiso retribuido. En cambio, un enfermero sí lo hará”, ha añadido.

Ante la petición por parte de los medios de comunicación sobre una mayor concreción de los sectores económicos afectados por esta nueva restricción, Pedro Sánchez no ha ofrecido una respuesta clara. Únicamente, a la pregunta de si la prensa se considera un servicio esencial, ha afirmado que a su juicio lo es.

Se trata de una “medida esencial y necesaria”, y una alternativa al confinamiento total, que supondría un grave perjuicio económico añadido. “Así nos lo aconsejan los expertos”, ha puntualizado. “Europa es lenta, pero es segura”, ha añadido.

“Pedimos medidas para erradicar la emergencia sanitaria y facilitar el acceso a material sanitario; una ciberseguridad común y facilidades para la repatriación de ciudadanos españoles”. “Es la hora de la Unión Europea”, ha insistido. “Pero no tenemos mecanismo globales para afrontar esta situación”, ha reconocido.