El Gobierno ha rebajado al 1’6% su estimación de crecimiento económico para este año, dos décimas menos que el 1’8% anterior. Además, la tasa de paro se ha elevado hasta el 13’6%, más de un punto por encima de su última previsión siguiendo el nuevo cuadro macroeconómico que acompañará los Presupuestos Generales del Estado (PGE).

Nadia Calviño, vicepresidenta de Asuntos Económicos y Transformación Digital, lo ha anunciado tras la reunión del Consejo de Ministros donde afirma que se trata de una visión “prudente” que sigue la línea de los principales analistas nacionales e internacionales.

Para el próximo año, se prevé un crecimiento del 1’5%, elevado al 1’6% en 2020 y se posicionará en 1’7% en 2023. La tasa de paro pasará al 13% en 2021, llegando al 12’3% en 2023, creciendo por encima de la media de la UE en los próximos años.

Además, la vicepresidenta ha resaltado la mayor “robustez y equilibrio” en cuanto a crecimiento económico, apuntando que la demanda interna y externa contribuirá positivamente el crecimiento del PIB, por lo que los fundamentos de la economía española son ahora “más sólidos que en el pasado”.

Dicho esto, también subrayó la persistencia de “algunos legados de la crisis económica”, como el alto nivel de desempleo, déficit y deudas públicas. “Estamos firmemente comprometidos con la reducción de déficit pero sin poner en riesgo el crecimiento y el empleo y siempre dentro de las normas comunitarias”, afirmó.