El Consejo de Ministros, celebrado este viernes de forma extraordinaria en La Moncloa, ha acordado recomendar el uso de mascarillas a toda la población cuando vaya en transporte público con el fin de que se puedan proteger frente al coronavirus.

El Ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha asegurado que el Gobierno recomienda el uso de mascarillas reutilizables en los trayectos de desplazamiento a los puestos de trabajo, en los que pueda haber aglomeraciones, y por eso las va a distribuir a partir del lunes en estaciones de metro y cercanías.

La medida llega después de que el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC) avalase esta semana el uso de mascarillas en lugares públicos, tanto en personas con síntomas que saben que están infectadas como para los asintomáticos, que son el principal foco que tiene el Gobierno para tratar de controlar la expansión de la pandemia. Y que su uso se aplique, principalmente en espacios cerrados y masificados, como pueden ser tiendas, centros comerciales o en el transporte público.

Las mascarillas no serán obligatorias, pero sí aconsejable en las zonas de aglomeración de personas, como los medios de transporte y en los puestos de trabajo que no permitan mantener la distancia de seguridad. El tipo de mascarilla que se recomienda no es ni la quirúrgica, que está indicada para personal sanitario, ni la de filtro, que es necesaria para quienes tratan con enfermos.

Es un tercer tipo, una nueva categoría de mascarillas higiénicas o de barrera. La Asociación Española de Normalización publicó el miércoles la Especificación UNE 0064, que establece en sus dos partes los requisitos mínimos que deben cumplir estas protecciones en cuanto a los materiales que se utilizan para su elaboración, confección, marcado y uso.

Illa ha explicado que se está trabajando en la producción nacional de este material para garantizar su suministro. Además, Illa ha apuntado también que el Gobierno ha preparado junto a patronal y sindicatos las medidas para poder reanudar las tareas laborales con el “máximo de seguridad”. “No estamos en fase de desescalamiento, seguimos en fase de confinamiento”, ha repetido el ministro.