El Gobierno baraja distintas fechas para ubicar los exámenes de selectividad previstos durante la primera semana de junio si continúa la suspensión de clases decretada para contener la propagación del coronavirus.

Esta posibilidad ya ha sido asumida por el Ejecutivo de Pedro Sánchez, como ha admitido este lunes el ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos.

La posibilidad de posponer la EvAU se decidirá este martes de forma telemática en una reunión entre el Ministerio de Educación y Formación Profesional y de Universidades.

El presidente de los rectores españoles, José Carlos Gómez Villamandos, admitía el pasado viernes en una entrevista que la selectividad podría aplazarse incluso a septiembre si se prolongaba la situación actual. “Ahora mismo hay que prevenir el peor escenario posible, que sería llevar la EvAU a septiembre, y ojalá ese escenario no se produzca, pero hay que estar preparado para cualquier contingencia para adelantarnos a todo lo que pueda pasar”, señalaba.

El pasado miércoles, cuando varias comunidades autónomas como Madrid o La Rioja suspendieron las clases presenciales en los centros educativos, el Ministerio dirigido por Isabel Celaá consideró que aún era pronto para extender el calendario académico de estas pruebas que cada año realizan unos 300.000 estudiantes en España.

Organizaciones estudiantiles como el Frente de Estudiantes han reclamado el aplazamiento tanto de la selectividad, como los demás exámenes en calendario educativo. Por otro lado, el Sindicato de Estudiantes reclama la suspensión de la selectividad de este año, proponiendo que, de forma excepcional, la nota media de bachillerato sea la nota de corte para acceder a la universidad.