El Ibex 35 ha comenzado estos días como terminó en las últimas semanas: con un gran receso que al comienzo de la jornada se ha establecido en el 5%, y posteriormente alcanzó datos positivos para acabar finalmente donde empezó, con números negativos.

Ni el fin de semana ni el lunes por la mañana traen cifras nuevas que prevean algo cercano a una resolución al conflicto de la nula confianza, en lo que se refiere al futuro de la economía y de las sociedades cotizadas. De igual manera ha ocurrido en las bolsas de Asia y Oceanía, ya que bolsas como la de Australia, China y Corea han bajado alrededor de un 5% la cotización, hoy las ventas son las que se imponen en la bolsa.

El domingo por la mañana, Naturgy lideraba el descenso general con unas pérdidas cotizadas al 11%, trascurridos solo un cuarto de hora desde el inicio, después se ha vuelto a equilibrar.

Momentos previos de la finalización de la sesión, Colonia, Bankia, Merlin Properites e Inditex se establecen entre los valores más perjudicados, con pérdidas cercanas al 6% y 7%. En el mismo momento en el que el Ibex pugna por frenar su aproximación hacia valores mínimos del 2012, en los valores entre los 6.000 puntos, las bolsas más importantes de Europa, la cual está más estancada y confinada, se tambalean.

En los últimos días ha crecido la elección de medidas para pugnar contra el coronavirus y los efectos en el mercado. Hoy, las bolsas alemanas, inglesas, francesas e italianas continúan padeciendo los efectos de la volatilidad, variando grandes caídas del inicio con un intento de rebote que no se culmina.

Hasta hoy, ni la gran cantidad de estímulos por parte de los países, bancos centrales y de los organismos que velan por el equilibrio económico mundial han logrado que la emergencia financiera calme los mercados. Los inversores consideran que no es suficiente con tener grandes capitales para paliar las deudas o para sobrevivir a la situación, sino que lo importante es que el retroceso va a ser grande y que la demanda de bienes y servicios de las compañías, como las cuentas anuales, tardarán bastante tiempo en recuperarse.