Dentro las medidas del Gobierno para impedir la expansión del coronavirus, el Consejo de Ministros que se ha reunido este sábado de manera extraordinaria ha establecido en el borrador del Real Decreto la limitación de la libre circulación.

El decreto recoge que se permiten los desplazamientos, de peatones y vehículos, en los siguientes casos: comprar alimentos, productos de primera necesidad y farmacéuticos, acudir a los centros sanitarios, ir al centro de trabajo para la actividad laboral y volver al lugar de residencia, ir a entidades financieras y dar asistencia a mayores, niños y personas dependientes o con discapacidad.

El Gobierno también apunta que dentro de estos desplazamientos los ciudadanos deben asegurarse de cumplir “las recomendaciones y obligaciones dictadas por las autoridades sanitarias”.

Además, el ministro de Interior podrá cerrar la circulación de tramos o carreteras enteras o restringir el acceso en caso de necesidad, de igual manera las autoridades autonómicas y municipales adquieren competencias en materia de tráfico, circulación y seguridad vial.

Estas restricciones no se aplicarán al “personal extranjero acreditado como miembro de las misiones diplomáticas, oficinas consulares y organismos internacionales sitos en España”, tanto en los desplazamientos nacionales como internacionales siempre que estos sean necesarios para el desempeño de sus funciones, como sería el caso de diplomáticos.

Las medidas en cuanto a la limitación de la circulación comenzarán a aplicarse el próximo lunes 16 de marzo, mientras que las demás se harán efectivas con la publicación del BOE.