El PP pretende que el Tribunal de Cuentas fiscalice el uso que se ha hecho hasta el momento por parte del Presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, del Falcon del Ejército del Aire del que dispone para sus desplazamientos personales, así como el uso que se les ha dado a las aeronaves del 45º Grupo de la Fuerza Aérea por parte de los demás miembros del Gobierno.

Motivo de esto y con este objetivo, el Partido Popular ha registrado una petición para que la Comisión Mixta (Congreso-Senado), para las Relaciones con el Tribunal de Cuentas, inste al órgano del que es presidenta María José De la Fuente a llevar a cabo “una fiscalización operativa y de cumplimiento acerca del funcionamiento del 45º Grupo de la Fuerza Aérea”, que se encarga del transporte aéreo de las autoridades tanto de miembros de la Casa Real como de los miembros del Gobierno.

Según muestra su iniciativa, el PP quiere, para ser más concretos, que el Tribunal de Cuentas fiscalice la actuación de la Jefatura de Movilidad Aérea -Mando Aéreo de Combate del Ejército del Aire- “en lo relativo al traslado de miembros del Gobierno español y comitivas vinculadas a dichos traslados”, durante los ejercicios de 2018 y 2019.

Es un hecho que ésta no es la primera vez que el PP presenta iniciativas para controlar los viajes del Presidente del Gobierno y de algunos miembros concretos del Partido Socialista. Hace un año mismamente se solicitó por parte de los populares la comparecencia en el Congreso del Subdirector del Consejo de Transparencia, Javier Amorós, para que informase de la “censura y crítica” que este organismo había hecho a Sánchez “por abusar del secreto oficial para ocultar sus viajes”.