El objetivo del partido liderado por Sánchez es llegar el próximo día 3 de diciembre con el apoyo asegurado de al menos 168 diputados.

El PSOE ha fijado ya un calendario de investidura para Sánchez. La primera opción es que se celebre antes de Navidad, por lo que ha acelerado los contactos y espera tener los apoyos necesarios en los próximos días o semanas.

El próximo lunes 17 de noviembre, los nuevos diputados irán a recoger sus actas al Congreso. Sin embargo, la Cámara Baja no se constituirá oficialmente hasta el próximo 3 de diciembre. Ese día, sus señorías jurarán o prometerán acatar la Constitución. Se elegirán también a los miembros de la Mesa y se elegirá al presidente del Congreso.

Después, el nuevo presidente o presidenta de la Cámara acudirá a Zarzuela para informar al Rey con el fin de que pueda abrir una ronda de consultas con todos los partidos que tienen representación en el Congreso.

Desde ERC ya han dejado claro a través del vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonés, que los 13 votos de su formación serán de abstención sólo si en la hipotética investidura de Sánchez “hay una mesa de negociación sobre la situación en Cataluña”.

Mientras ERC aclara su posición, el PSOE ha comenzado a lanzar el guante a otros partidos susceptibles de apoyar la investidura de Sánchez: PNV, Más País y Compromís, con quienes estableció este miércoles una primera toma de contacto.

Además, hay que tener en cuenta que ni el PSOE piensa contar con el PP ni los populares facilitarán la investidura de Sánchez. Ambas partes lo han dejado claro ya.

De esta forma, el director de campaña del PP, Teodoro García Egea, ha advertido de que su partido no se va a abstener en la investidura de Sánchez, porque evitar que gobierne el líder socialista es “una labor patriótica” para ellos.