Este viernes 24 de enero, el partido de Pedro Sánchez ha registrado en el Congreso una nueva propuesta de ley para despenalizar y regular la eutanasia en España, a la que podrían acogerse las personas que padecen enfermedades muy graves e incurables.

Las asociaciones de apoyo a enfermos graves que desean la opción de la eutanasia llevan tiempo reclamando a los diferentes partidos que esta sea la primera ley en aprobarse por las nuevas cortes, cosa que han apoyado casi 300.000 usuarios a través de change.org.

Es más, ya el pasado julio, dichas entidades entregaron alrededor de un millón de firmas a la cámara baja, pidiendo que los partidos olvidasen “sus diferencias” para lograr la formación de un gobierno que despenalizase la eutanasia.

Esta medida, que se traduciría en una ley para regular la eutanasia y otra para garantizar los cuidados paliativos, era una de las que figuraba en el acuerdo de coalición entre el PSOE y Unidas Podemos.

Por lo que parece, a esta ley podrán acogerse todos los españoles o residentes en España que sufrieran una enfermedad grave incurable, o una discapacidad grave crónica. El proyecto de ley, según el acuerdo Sanchez-Iglesias apostaría por “nuevos derechos que profundicen el reconocimiento de la dignidad de las personas como el derecho a la muerte digna y la eutanasia”.

Dicha ley, que han decidido no pasar por el consejo de ministros sino registrarla directamente como una iniciativa de ley en el congreso, pretende dar “respuesta jurídica sistemática, equilibrada y garantista a las demandas sostenidas de la sociedad actual”.

El texto que han presentado los socialistas es bastante similar a sus dos primeras propuestas, presentadas en 2018 y en la anterior legislatura, que no llegaron a aprobarse dado el panorama de desacuerdo político general. De hecho, en la primera propuesta el asunto no se llegó a debatir, ya que el Partido Popular y Ciudadanos ampliaron 19 veces el plazo para presentar enmiendas.

En la plana política tanto el PP como Vox rechazan la regulación de la eutanasia, cosa que ya han manifestado en los anteriores intentos de aprobación de la ley. Sin embargo, Ciudadanos sí aprueba la despenalización de la eutanasia, pero apuesta por aprobar antes la ley de cuidados paliativos que al igual que la propuesta socialista también estaba estancada.

En esta ocasión, aun con el rechazo de Casado y de Abascal, si el pacto consigue el apoyo de Ciudadanos y el de los partidos minoritarios e independentistas, esta propuesta podría aprobarse, convirtiendo España en el cuarto país europeo en regularizar la eutanasia.