Un minuto de silencio para homenajear el recuerdo de la gran cantidad de unidades del personal sanitario y de los especialistas de servicios sociales ingleses que han perdido la vida durante la pandemia.

Según ha decretado el Ejecutivo, sus familias obtendrán una retribución en concepto de recompensa de 60.000 libras, lo que sería al cambio cerca de 70.000 euros.

La preocupación crece en el Reino Unido, donde ya han fallecido más de 21.000 personas por COVID-19, tras darse varios casos de una rara y grave enfermedad inflamatoria en niños, algunos con resultado fatal, y que podrían deberse al coronavirus. Otros países europeos han registrado casos similares.

Desde la asociación española de pediatría se ha realizado una llamada a la calma: “A raíz de la alarma que han generado las noticias que han difundido en la prensa sobre casos de choque pediátrico grave en otros países, desde la Asociación
Española de Pediatría, queremos enviar un mensaje de tranquilidad a las familias. Hemos dado a conocer estos casos a los pediatras de atención primaria, que son los primeros en atender a los niños y que pueden hacer rápidamente las derivaciones a los hospitales si es necesario; han sido alertados. Es una condición conocida extremadamente rara e infrecuente”.

No se elimina la posibilidad de que sea una nueva patología y que haya aparecido en los mismos días con la pandemia del coronavirus. De igual manera, los expertos médicos, establecen que es extremadamente atípica.