Tras la investidura de Pedro Sánchez y la formación de Gobierno, hay ciertas medidas que están pendientes. Una de ellas es la del Salario Mínimo Interprofesional y la hoja de ruta programada de llevarlo hasta el 60% del salario medio en esta legislatura.

Aun así, el Gobierno quiere empezar negociando con los agentes sociales y transmitiendo moderación. En consecuencia, lo más probable es que el salario mínimo no alcanzará los mil euros este año.

Se busca un acuerdo entre patronal y sindicatos, manteniendo como objetivo subir dicho salario a los 1.200 euros en los cuatro años de Gobierno, siempre que la situación económica lo permita.

Valorando que el año pasado el SMI subió tan solo un 20% y que las previsiones de crecimiento para este año son peores, no parece probable esa subida.

Uno de los órganos que más tratará de reforzar el actual Gobierno será la Inspección de Trabajo, para lograr que irregularidades como contratar a alguien sin contrato sea un grave problema, y que baste una denuncia anónima de un trabajador para que se investigue.