El Tribunal Constitucional ha afirmado que el Parlament de Cataluña querría paralizar otra la vez la carta magna y el Estatuto de Autonomía con los decretos acordados en el periodo de julio y septiembre para asegurar su lealtad con el derecho a la independencia, y que han sido rechazadas en estos últimos meses por el tribunal de garantías.

En dos autos relevados con anterioridad por el Pleno del Tribunal Constitucional sentencian con todos los votos a favor estipular los hechos de ejecución propuestos por el Ejecutivo, y niega las partes de la resolución “sobre las propuestas de Cataluña real” acordada el 25 de julio de 2019 y de la acordada a la “orientación política general del Gobierno catalán” del anterior 26 de septiembre, en las cuales se reafirmaba el derecho a la independencia.

Lo que provoca que en su expresión es contrario a lo expuesto en la sentencia del 2 de diciembre de 2015 en la cual se estableció inconstitucionalmente la Resolución 1/XI del Parlament de 9 de diciembre de 2015, sobre el comienzo del trascurso político en Cataluña como respuesta de los comicios del 27 de septiembre de 2015, la propuesta inicial en la relación con el proceso de autodeterminación que fue aprobada por la Mesa del Parlament.

También estima que no se han cumplido las resoluciones del 2016 y 2017 que estipularon sucesos de ejecución en esa sentencia guiada por el Gobierno.

De esta manera, los autos publicados a fecha de hoy, encabezados por el magistrado Andrés Ollero, argumentan que la aceptación de ambas sentencias “desatienden los reiterados pronunciamientos y advertencias de este tribunal”. Además que se “pretende de nuevo cancelar de hecho, en el territorio de Cataluña y para todo el pueblo catalán, la vigencia de la constitución, del Estatuto de Autonomía y de cualesquiera reglas de derecho que no se avinieran o acomodaran al dictado de su nula voluntad”. Se ha establecido también que han actuado fuera de la ley.

En este camino, el miembro del TC señala, en frontal contradicción con lo dictado en diciembre de hace años, que el Parlamento de Cataluña confirma la resolución de autodeterminación del pasado 9 de noviembre de 2015 por reafirmar el compromiso en afirmar la soberanía catalana.

De esta forma, establece la continuación del compromiso de actuar de manera concreta el derecho a la autodeterminación como instrumento para alcanzar la independencia de Cataluña reafirmándose en la idea de separación con las normas constitucionales.

Añade que el Parlament quiere establecerse en una legalidad jurídica y política, llegando hasta límites que rompen con la Constitución, apoyando sus propios poderes, añadiendo que la soberanía nacional se recibe en el total del pueblo de España y que por lo tanto no se puede separar ni fragmentar.

En lo anotado de estas sentencias, el tribunal de garantías insiste en advertirles del resultado, incluyendo las penales de continuar con esta serie de actos. Añadiendo sobre el auto que niega lo dictado por el TC, advirtiendo de igual manera a Quim Torra y otros políticos catalanes.

Desestima la petición de los 32 diputados catalanes de JxCAt porque no tienen apoyo sufriente, sobre la sentencia de desobediencia, consecuencia de ya haber actuado con sus derechos positivos sin margen de duda.