La cifra total entre los comicios de 2015 y 2019 hace un total de 540 millones de euros. 

Este gasto que se llevará a cabo para los nuevos comicios se incrementa, respecto a las anteriores, en 31 millones de euros que van destinados a las formaciones políticas en forma de prestaciones. Además, un 42’3% (58,7 millones de euros) del gasto efectuado para el pasado 28 de abril correspondía a la inversión en papeletas, seguridad y gestión de los colegios electorales, de lo que se encargan las administraciones públicas. 

Por otra parte, el voto por correo supuso un 40’6% (56,5 millones de euros) del gasto, mientras que el gasto restante iba destinado a la organización de las mesas electorales (10’1%, es decir, 14,09 millones) y las telecomunicaciones que se efectúan durante la noche electoral (5’6%, que supone 7,91 millones). 

No obstante, por primera vez desde la aprobación, en el año 2016, de la Ley Orgánica del Régimen Electoral General (Loreg), las formaciones políticas verán disminuidas las cantidades que se les proporcionan, debido a que al ser unas segundas elecciones la campaña electoral dura 8 días en lugar de 15. 

Cabe señalar que, en función del partido político, la suma recibida es diferente, debido al número de escaños y papeletas, siendo el PSOE el que más cantidad recibe de estas ayudas, concretamente casi 11 millones de euros. Por su lado, el PP ha sido uno de los más afectados, por su descenso en escaños y la rebaja del 30% de la ley, con lo que recibe unos 3 millones de euros.  

Por su lado, el aumento de diputados de Ciudadanos ha hecho que alcance la suma de 5,5 millones, al contrario de lo que le ha sucedido a Unidas Podemos que recibirá alrededor de 3 millones (7 menos que los pasados comicios). Finalmente, Vox, gracias a sus 24 diputados y sin haber recibido nada en las pasadas elecciones, se llevará casi 2 millones de euros.