La subida de los alquileres y los precios de la vivienda en las Islas Baleares, convierte esta comunidad en una de las zonas con mayor índice de pobreza de todo el país. Como consecuencia de esto, el precio de compra de una vivienda en Baleares supera ya en un 60% al precio del estipulado en la península, según informa Diario de Mallorca.

Por todo ello, los ciudadanos baleares se han visto obligados a reducir los gastos dedicados a alimentación, transporte, ocio, etc., para poder afrontar el aumento del gasto en vivienda.

Según el Instituto Nacional de estadística (INE), el gasto medio por persona en las islas durante 2018 (12.824€) fue superior a la media española (12.019€), aunque el incremento de esta cifra ha sido muy débil frente al incremento en el resto del país (tan sólo un 1% frente al 2,5%). 

Así, los ciudadanos baleares gastaron una media de 4.197€ para el pago del alquiler, la hipoteca y suministros del hogar (creciendo éste en un 7,3%), además de los 585€ destinados a pagar muebles, articulos del hogar y su respectivo mantenimiento (que ha aumentado en un 3,2%). 

El desembolso ha crecido también en hoteles y restaurantes, con una media de 1.292€ y un crecimiento del 2,7%; de igual manera, ha aumentado el gasto en la enseñanza, a la que se han dedicado una media de 178€, contando con un crecimiento del 13,3% respecto al año anterior.

Sin embargo, ha bajado el gasto medio en alimentación (-2,4%), vestido y calzado (-4,3%), transportes (-1,8%) y, especialmente, en ocio y cultura (-6,5%).

También ha bajado el gasto en bebidas alcohólicas y tabaco en un 4%. Destaca el notable descenso en el gasto dedicado a sanidad, que ha caído en un 5,6%.