empleadas del hogar esclavitud
Fuente: eldiario.es

La Seguridad Social está tolerando que empleadas del hogar estén siendo dadas de alta por debajo del salario mínimo interprofesional (SMI).

El sindicato CGT ha detectado en Zaragoza un agujero en el sistema informático de la Seguridad Social, en la que no detecta la inscripción de contratos a estas empleadas por debajo del SMI. Un SMI que ha de ser de al menos 735,90 euros por jornada completa, por lo que ya no sólo tienen que sobrevivir con poco más de 700 euros al mes, sino que la propia Tesorería está tolerando que se inscriban contratos con salarios aún menores, y lo hace lavándose las manos diciendo que este sector excede su “ámbito de competencia”. Y esto ocurre en el mejor de los casos, ya que una inmensa mayoría del sector se encuentra trabajando en “negro”, cobrando horas a 2€, sin ningún tipo de regulación, aprovechándose en muchas ocasiones, la situación irregular de residencia en España de las empleadas.

La explotación en este sector lo sufren en su mayoría las mujeres, donde de las 420.000 personas que trabajan como empleadas del hogar de forma regularizada, 9 de cada 10 son mujeres.

Pero las desdichas que sufren las trabajadoras de este sector no se queda sólo en la “vista gorda” que realiza la Tesorería ante la irregularidad de los contratos, sino que va mucho más allá. Las empleadas del hogar se encuentran en el Régimen Especial laboral, y otro de los abusos que reciben por parte de las Instituciones, es que, al finalizar su contrato, éstas, no tienen ningún derecho a cobrar ningún tipo de prestación por desempleo, limitándose sus cotizaciones a la Seguridad Social para el Seguro, por lo que muchas veces ya han denunciado las trabajadoras del hogar que las mutuas les suelen negar las bajas laborales, achacando sus dolencias a la edad o a su condición de mujer.

Este Régimen Especial de las empleadas del hogar se tendría que haber equiparado al General en 2019, pero los Presupuestos Generales del Estado (PGE) lo han aplazado hasta 2024. Los PGE se aprobaron con la abstención del PSOE, condición que le impuso el PNV para apoyar su moción de censura, algo que a estas alturas ya no sorprende, pues una vez más, han vuelto a anteponer sus intereses individuales a los de la mayoría y se equiparan al PP y al resto de partidos, como defensores que son de los intereses empresariales.

Sigue a Diario raíz en las redes sociales: Facebook, Twitter, Instagram, Youtube.