Una empresa que gestiona tres restaurantes en Mallorca ha sido sancionada con 371.558 euros debido a que tenía contratados a sus empleados por muchas menos horas de las que trabajaban. 

En los tres restaurantes de la empresa se encuentran trabajando medio centenar de empleados, los cuales podían llegar a estar contratados por 2 horas a la semana mientras que en realidad estaban realizando jornadas de 10 horas al día. De esta forma, las horas realizadas de más no estaban siendo cotizadas ni se encontraban registradas en ningún organismo laboral. 
En los dos últimos años la Seguridad Social ha estado personando a sus funcionarios en los diferentes restaurantes de la empresa para conocer lo que se estaba llevando a cabo. Los casi 50 trabajadores de la empresa firmaban contratos distintos en cuanto a horas, a pesar de que casi todos ellos realizaban una jornada de diez horas diarias. 

Tras estas visitas los inspectores se cercioraron de que todo ese trabajo extra no aparecía reflejado en las declaraciones de tributación de los empleados, lo que implica un mecanismo ilegal que le permitía al empresario ahorrarse una gran cantidad de dinero anualmente. 
Según se ha reflejado en la sentencia, dictada por el Tribunal Superior de Justicia de Baleares, la inspección no se limitó a analizar los contratos de trabajo, sino que también estuvieron hablando con los empleados que declararon las horas que tenían que trabajar a la semana. Además, la empresa nunca entregó la documentación que le había sido requerida durante las investigaciones.

A pesar de todo esto, el empresario acudió al juicio con la intención de que toda la tramitación administrativa fuera anulada y que no se estableciera la sanción económica que finalmente se le aplicó, así como también el proceso penal que se le ha abierto a raíz de la denuncia de la Seguridad Social.