Fuente: Telesur TV

El 68,46 % de los empresarios más ricos declaran patrimonios de entre 300.000 y un millón y medio de euros, y algo más del 25 % reconocen entre 1,5 y 6 millones. Sin embargo, cuando se desató la crisis, el 44,5 % declaraban entre 120.000 y 300.000, así como otro 44,5 %, declaraba entre 300.000 y 1,5 millones. Salta así a la luz que la crisis acaba cayendo siempre en la espalda de la clase trabajadora.

Mientras esto sucede y los ricos son cada vez más ricos, 13 millones de personas en España se encuentran en una situación de pobreza crítica, cerca del 98 % de los hogares no puede afrontar gastos imprevistos como la rotura de una tubería, cerca del 40 % de los españoles no puede pagarse ni una semana al año de vacaciones, el 78% ha sufrido deudas o retrasos en los pagos y cerca del 10% de la población no puede llegar ni al día 20 del mes. Estamos hablando de que una de cada cinco personas y familias viven con menos de 8.500 euros al año, siendo la media de unos 11.000, cifras bastante demoledoras en un sistema que cada vez condena a más trabajadores a la miseria.

A su vez, los alquileres no dejan de subir de precio como en Madrid o Barcelona, donde cuestan cerca de los 1.000 € al mes, siendo la media en España de unos 400 €. Paralelamente, las empresas constructoras se aprovechan de este hecho, habiéndose disparado la venta de mini pisos donde las condiciones de vida están lejos de ser las mínimas deseables.

Mientras las instituciones siguen sin ser capaces de plantear una solución a ninguno de estos problemas y los gobiernos “del cambio” se han mostrado ya como una alternativa inútil, estos siguen acentuando esta situación de pobreza y favoreciendo la creación de empleo temporal y precario, que ha aumentado en cifras récord este verano.