A día de hoy en España sigue habiendo empresas que pagan por debajo de los 900 euros mensuales, establecidos como salario mínimo por ley este 2019. Para ello, se valen de contratos temporales que sustituyen a los estables, tal y como explican los sindicatos.

En el caso de Extremadura, las empresas de hostelería, comercio y agrarias siguen acumulando  la mayoría de las denuncias por el pago de salarios por debajo de los 900 euros de salario mínimo para todo el país.

En muchas ocasiones, los trabajadores de estos sectores están sometidos a contratos de menos de un mes, y bajo esa presión de inestabilidad no reclaman sus derechos por miedo a las consecuencias.

Los sindicatos exigen a la patronal que se cumpla con el acuerdo suscrito en el Acuerdo por el Empleo y la Negociación Colectiva. En el mismo se fijó un aumento salarial de al menos un 2 por ciento este año y un sueldo mínimo de 14.000 euros anuales, lo que supone 1.000 euros mensuales.