Los trabajadores de la empresa municipal EMSER, encargada del suministro de agua y la recogida de basuras, de titularidad 100% del Ayuntamiento de Pollença, gobernado por la coalición Junts Avançam (PSIB, MÉS y ER) y UMP (Unió Mollera Pollencina), denuncian la continua violación de sus derechos laborales por parte de la gerencia (encabezada por Bartomeu Servera Gallard) con el beneplácito del Ayuntamiento, ya que la institución se niega a señalar a los responsables de estos abusos.

El pasado 14 de Marzo mediante una nota de prensa los delegados dieron a conocer la decisión de los trabajadores, aprobada en asamblea con un 68’23% de los votos a favor, de hacer efectiva la convocatoria de huelga para esta Semana Santa.

Los motivos que han impulsado a los trabajadores han sido las continuas desatenciones por parte de la gerencia de sus reclamaciones de volver a las jornadas del convenio y de convocar promociones internas. Denuncian que no son pocos los trabajadores que ejercen responsabilidades de categorías superiores sin que se les reconozca, y ante las quejas la respuesta de la gerencia se limita a degradar al trabajador a realizar actividades de menor consideración y más duras en cuanto a esfuerzo físico se refiere, manipulando de esta forma a los trabajadores a quienes pretenden mantener sumisos frente a sus abusos. 

Por otro lado, los trabajadores señalan un grave problema a la hora de conceder jubilaciones y permisos para la conciliación de la vida familiar, que tiene su origen en la negativa por parte de la gerencia de contratar nuevo personal.

Frente a la desatención que sufren estas reivindicaciones de los trabajadores por parte de la gerencia y el Ayuntamiento “del cambio” los delegados han acudido al TAMIB para tratar de llegar a un acuerdo antes de hacer efectiva la convocatoria de huelga.