Según el alcalde de Madrid, José Luís Martínez-Almeida, los salones de juego, los bingos y los casinos también se considerarían “de especial interés”, por lo que se les incluye en el plan para combatir consecuencias económicas y verán rebajados sus impuestos.

El pasado 26 de marzo se creó por parte del Consistorio, con Almeida a la cabeza, un paquete de sectores empresariales que tendrían reducciones fiscales, entre los que encontramos el de la hostelería, las agencias de viaje, grandes superficies y, además, el sector del juego y las apuestas.

Según PP y Ciudadanos, estos últimos también podrán beneficiarse del 25% de reducción del Impuesto sobre Bienes Inmuebles y el de Actividades Económicas, que se aplicará durante tres meses a aquellas empresas que puedan demostrar que desde el principio hasta el final del periodo fiscal de 2020 han mantenido el mismo número de trabajadores, incluyendo a aquellas que hayan hecho un ERTE.

El área de Hacienda ha justificado la consideración de estas actividades como de “especial interés o utilidad municipal”, ya que producen empleo y son actividades legales, al igual que los estancos y las discotecas, por lo que tienen derecho a rebajas fiscales para mantener su actividad. Sin embargo, su incorporación al paquete no fue comunicado públicamente ni por el alcalde ni por la vicealcaldesa.

Cabe señalar que las licencias que deben concederse desde Urbanismo a este tipo de establecimientos han dejado de proporcionarse desde finales de enero, al añadirse como condición que tuvieran todo en regla a nivel regional. Este requisito tenía como fundamentación razones de “salud pública”. No obstante, actualmente estas actividades se han pasado a considerar de “especial interés” durante la crisis del coronavirus.