Endesa cierra las centrales de carbón en España, para invertir en la construcción de una nueva generación de centrales de energía renovable. 

Según la empresa, la situación estructural ha determinado que las centrales térmicas no resulten competitivas, por el precio internacional de las commodities (carbón y petróleo) y las nuevas leyes de regulación para la emisión de CO2.