Eneko Larrarte, quien fue alcalde de Tudela desde Izquerda-Ezquerra, fue uno de los encargados durante los años 2011 a 2015 de que la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) se desarrollase en la zona de la Ribera.

A día de hoy, Eneko Larrarte es el director general de Vivienda del Gobierno Foral de Navarra, y quien fue miembro de la PAH durante cuatro años se vio la semana pasada involucrado en una polémica, por no evitar el pasado jueves 21 el desahucio de una familia del barrio de Lezkairu, un desahucio que pudo ser paralizado ese jueves por la PAH, pero que finalmente ha sido ejecutado este lunes 25.

La familia desahuciada compuesta por Yulan y Juan, junto a sus cinco hijos, de los cuales, cuatro son menores de edad, han sido echados de un piso de alquiler público subvencionado, en el que según ha indicado la PAH no existía ni un solo impago cuando realizaron la denuncia.

Las redes sociales no han tardado en hacerse eco tras conocerse los hechos, en el que antiguos compañeros de la PAH de Larrarte le acusan de “cómplice”, ya que el Gobierno de Navarra otorga ayudas de alquiler social a la empresa que ha desahuciado hoy a esta familia, la promotora Errotabidia.

Se han podido ver mensajes en las redes como “si no eres capaz de parar esto, ten dignidad y vete a tu casa” o “cuánto cambia el poder a las personas”.

Por parte de Patricia Perales, parlamentaria de EH Bildu, ha criticado la mediación realizada por el Gobierno Navarro, diciendo que “se ha limitado a decir que no ha sido posible llegar a un acuerdo con la promotora”.

Finalizado el desahucio, una vez los niños se encontraban en el colegio y Yulan en la casa, ésta ha agradecido el apoyo recibido por los distintos colectivos que han acudido al lugar.