Un intenso intercambio de disparos se inició la noche del domingo al sur de la Franja de Gaza, después de que una unidad encubierta israelí, fuese descubierta en el territorio gazatí, actualmente bajo el control de los islamistas de Hamás. El combate se saldó con un total de ocho muertos y varios heridos: siete miembros de las milicias de Hamás y un oficial israelí.

Cuando los milicianos islamistas descubrieron la incursión de la unidad israelí abrieron fuego contra ellos, iniciando inmediatamente un tiroteo. La respuesta de Israel movilizó a sus fuerzas ampliamente, enviando drones y helicópteros a garantizar el repliegue de la unidad disparando alrededor de 40 misiles. Fue esta demostración de fuerzas la que provocó los citados muertos y seis heridos del lado de Hamás.

La respuesta tomó forma de proyectiles lanzados contra la zona israelí colindante a la Franja, que provocó daños materiales y ninguna muerte. A primera hora de la tarde, los milicianos islamistas han reanudado los disparos, esta vez contra un autobús en la frontera israelí hiriendo a una persona y generando ráfagas de disparos contra localidades habitadas por civiles.

Esta escalada de enfrentamientos estalla justo cuando el principio de una tregua era anunciado por la distensión de Israel en cuanto al bloqueo. Las autoridades que controlan el territorio israelí habían autorizado la entrada en Gaza de más combustible, incrementando de 4 a 12 las horas de electricidad al día). A demás, Qatar concedería 15 millones de dólares para invertir en funcionariado de Hamas y ayuda a las familias más afectadas por la miseria de la guerra.

Israel aseguró que sus enviados se encontraban en una misión de observación y a su vuelta se toparon con los islamistas, confirmando el tiroteo y justificándolo bajo el carácter militar del encuentro. Por su parte Hamas informa de que las fuerzas israelíes fueron sorprendidas en plena operación encubierta, cruzando la Franja en un coche civil y atribuye a la “preparación y devoción” del pueblo gazatí, el triunfo de la resistencia contra los ataques, hasta la llegada de los drones. Su portavoz, Fauwzy Barhum, destaca la acción conjunta de su brazo armado (Al Qassam) y la Yihad islámica.

El primer ministro, Netanyahu, ha tenido que regresas de su viaje a París, en plenas negociaciones diplomáticas con Europa, para dar explicaciones sobre estas medidas que son consideradas un soborno a Hamas por el pueblo israelí. El ministro ha declarado que eran medidas para evitar el colapso humanitario en la Franja de Gaza en esta situación tan extrema y que la incursión era meramente rutinaria. Los islamistas han acusado al gobierno de Netanyahu de romper las posibilidades de tregua y a celebrado la muerte del oficial, exigiendo venganza para los milicianos. Mientras, Israel aumenta sus fuerzas en la frontera con el territorio gazatí.