Según el informe presentado por el Consejo de la Juventud de España, tan solo un 20% de los jóvenes de Madrid tienen la posibilidad de emanciparse, un porcentaje un punto por encima de la media del país debido a ser una región que recibe mucha migración.

También han reflejado en el informe que los altos precios de la vivienda en Madrid conllevan que los que llegan a emanciparse lo hacen bajo condiciones precarias. Para poder pagar el alquiler de forma individual deberían gastar el 110% de su salario, y en el caso de compartir vivienda, el 39’5%.

“La juventud es el colectivo de edad con mayor riesgo de pobreza y exclusión social. No continúa en el hogar porque quiere sino porque no se puede ir. Las dos principales causas son la precariedad laboral juvenil y los altos precios del alquiler”, afirma el CJE.

Atribuyen a esta situación las condiciones de los trabajos a las que se enfrentan los jóvenes que ya se caracteriza por la parcialidad, la temporalidad o los bajos salarios, lo que impide proporcionar la estabilidad necesaria.

A causa de esto, ha aumentado el riesgo de pobreza y exclusión social entre los jóvenes y nos encontramos con que en España uno de cada tres jóvenes es pobre. En la capital lo son el 27% y un 22% entre los jóvenes con empleo.