Íñigo Errejón, en nombre de Más Madrid, ha prometido la creación de 50.000 empleos “verdes” (empleos que contribuyen a preservar y restaurar el medio ambiente) y la contratación de 1800 nuevos empleados en el metro “para que nadie tenga que esperar en el andén más de cinco minutos”.

Para Más Madrid las preocupaciones de los trabajadores de Madrid es que tengan que esperar al metro 5 minutos más y que éste no sea hospitalario cuando, en la realidad, la preocupación de éstos es llenar la nevera cada día y cobrar la nómina a tiempo para pagar el alquiler.

Además, su propuesta de transformación ecológica gira entorno a primar la contratación de productos sanos y locales en los institutos, también promete un método de reciclaje más eficaz y un transporte más limpio. En esa misma línea ha realizado un análisis un tanto superficial del problema de la vivienda, desviándolo hacia la problemática del desperdicio de energía de éstas y, consecuentemente, la necesaria rehabilitación de la vivienda.

Errejón también ha propuesto darle solución a las agresiones sexuales creando 8 centros de crisis para víctimas para que “no haya una sola madrileña con miedo”.

Una vez más, Errejón ha mostrado el carácter conciliador de su candidatura, no optando por un cambio real, un cambio de raíz; sino por un parche más. Errejón no propone cambiar la calidad del empleo en el metro de Madrid, tampoco propone una solución al problema de la vivienda acerca de los alquileres abusivos y los constantes desahucios, no cambia tampoco la realidad de la mujer, sino que propone parches que harán mas llevadero u “hospitalario” el día a día de la clase trabajadora.