tarjeta black
Fuente: El Blog de Ramón

Continúan los gastos desorbitados de Fernando Villen con la tarjeta black de la que, hace unos días, conocíamos 15.000 euros de gastos en un prostíbulo de Sevilla. Esta vez se suman 4.000 euros gastados en banquetes de lujo.

Un poco antes de comenzar la juerga en el prostíbulo sevillano, la tarjeta black del director gerente de la Faffe, la fundación de la Junta para formar a los parados andaluces, fue usada para pagar una factura de 613,80 euros en un restaurante de lujo: cenas de lujo y prostitución, eso son los gastos para “mejorar el empleo” en Andalucía.

El pasado mayo conocíamos la existencia de esta tarjeta y el sinvergüenza de Javier Carnero, consejero de empleo, negó que se hubiese gastado dinero con ella, para, más tarde, reconocer que se habían gastado tan solo 1.500 euros entre 2008 y 2010.

Las cuentas no le salieron muy bien a este personaje, ya que, la suma de dinero público gastado en satisfacer los caprichos de unos pocos, asciende a casi 20.000 euros.

La corrupción ha dejado de ser de un partido político – para los pocos que confiaban en el “cambio” – la corrupción es la marca de identidad del circo político ajeno a los intereses de todos los trabajadores. El problema no reside en las “tarjetas black”, el problema es toda la miseria que estas representan. Mientras Andalucía y su pueblo, la gente honrada y trabajadora, sangra por todos lados ante la situación de crisis, unos cuantos “parásitos” viven como garrapatas absorbiendo esa sangre.

Sigue a Diario raíz en las redes sociales: Facebook, Twitter, Instagram, Youtube.