Salvador Illa, Ministro de sanidad, respondió que España tenía suficiente material sanitario ante el aviso de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y de la Unión Europea que alertaban de la gran probabilidad de que se produjera un desabastecimiento general ante la crisis del Covid-19.

Ante la previsión de expansión del coronavirus, ambas organizaciones hicieron llamamientos a múltiples países de la inminente necesidad de hacer acopio de equipamientos sanitarios. Sin embargo, desde el gobierno español no se creyó necesario llevar a cabo aprovisionamientos preventivos para garantizar el abastecimiento de dichos materiales al personal sanitario, como advertía la UE en un informe de día 3 de febrero.

Por otro lado, la OMS avisó el día 11 de febrero al Ministerio de Sanidad de la urgencia para adquirir materiales como mascarillas, guantes, gafas protectoras, respiradores, batas quirúrgicas o camas. No obstante, Illa aseguró, cuatro semanas antes de que comenzaran los contagios masivos en España, que se tenía suficiente suministro de equipos personales de emergencia.

La adquisición de los materiales, como mascarillas y guantes, se produjo el 14 de marzo, después de que se declarara el estado de alarma en el país. Las consecuencias de esta administración se reflejan en la crisis de desabastecimiento, por falta de equipamientos, que se está viviendo y la posición que ocupa España en número de profesionales contagiados,
superando ya los 13.000.

Cabe señalar que el Ministerio de Sanidad era la autoridad competente desde el día 30 de enero, cuando la OMS emitió la alerta de emergencia internacional por el Covid-19, en el que estaban incluidos todos los países de la UE. Pero desde esta administración se desatendieron los avisos y las previsiones que se derivaron de un acuerdo entre los países miembros de la UE, en el que pedían a la Comisión Europea que continuara examinado las posibilidades para garantizar el acceso a EPI’s.