La OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos) sitúa España como el país líder en pagar los salarios más bajos a los jóvenes de todos los países miembros de la organización. Ha alcanzado esta primera posición desde la 19 que ocupaba en 2006.

La OCDE ha realizado un análisis de los salarios que se pagan en los distintos países miembros, teniendo como referencia 2016, y en este análisis han comprobado que en el caso de España el salario del 49% de los jóvenes de entre 15 y 29 años es lo que ellos denominan “salarios bajos”, es decir cobrar menos de dos tercios del salario medio del país.

Esto significa que el 49% de los jóvenes de entre 15 y 29 años cobra menos de 11.537 euros al año, o lo que es lo mismo, menos de 961 euros al mes. Además, según este estudio la situación de la clase trabajadora ha ido empeorando cada vez más. También señala que tener una alta cualificación en nuestro país no garantiza salir de la precariedad, ya que España es también el país desarrollado en el que más ha crecido el porcentaje de jóvenes con educación superior y salarios bajos.

La OCDE también informa de que España es el país desarrollado que más empleo ha destruido en la última década, con 483.000 empleos menos en los sectores más productivos, y creando tan solo 354.000 empleos en sectores con una productividad por debajo de la media, siendo el sector en el que más empleo se produce el de la hostelería, lo que caracteriza que en España el trabajo sea temporal y mal retribuido.