El portavoz de Vox en el parlamento, Iván Espinosa de los Monteros, este martes ha admitido haber cobrado “muy brevemente” de Vox durante la campaña de las elecciones europeas de 2014, campaña que estuvo financiada en un 80% por el exilio Iraní.

Según afirma, la financiación de Vox en dichas elecciones era de un 20% por donaciones de afiliados al partido y el 80% restante por “el exilio persa”, obteniendo por lo tanto 200.000 euros de ese 20% y 800.000 del 80%.

Afirma también que esta financiación fue absolutamente legal y que se recibió de forma transparente por parte de “abogados, médicos y consultores que viven en Occidente y se oponen al régimen totalitario y terrorista de los ayatolás de Irán”.

Reconoce que cobró “muy brevemente” de esta financiación, que luego estuvo dos años sin cobrar y cuando cobró recibió un salario neto de 2.300 euros mensuales.