La devaluación “masiva” de la moneda brasileña y argentina supone un perjuicio para los agricultores estadounidenses, según Donal Trump, y por ello ha anunciado que volverá a imponer los aranceles que gravaban las importaciones de aluminio y acero de dichos países.

También ha solicitado a la Reserva Federal que tome medidas para que los países no se vean tentados de devaluar su moneda aprovechándose de la fortaleza del dólar, ya que esto “hace muy difícil que nuestros fabricantes y agricultores puedan exportar sus productos justamente”.

Donald Trump también ha destacado la revalorización del 21% en los mercados americanos tras la imposición de los aranceles en marzo del pasado año, diciendo en su cuenta de Twitter que “Estados Unidos está acumulando grandes cantidades de dinero (y dando algo a nuestros agricultores, que han sido objetivo de China)”.