estafar trabajadores
Fuente: El Imparcial

Fórum Filatélico empezó como la empresa de ensueño. No solo prometía una inversión con una rentabilidad de casi el doble que los bancos, sino que además afirmaban que se devolvía el dinero con un 0 por ciento de riesgo. Este tipo de inversión parecía imposible, sobretodo en época de recesión. Pero, gracias a una tapadera basada en la venta de sellos, consiguieron estafar a cientos de miles de afectados.

Afirmaban que hay algo que está por encima de los mercados, de los bancos y prácticamente del trabajo mismo. Los sellos. Te aseguraban que si invertías en su empresa ibas a enriquecerte de manera segura. Nada más lejos de la verdad. Los sellos solo funcionaban porque estafaban a más gente para comprar e invertir en ellos.

Su mercado estaba cerrado: si dejaban a los verdaderos trabajadores invertir el fruto de su sudor, conseguirían que creyeran tener un futuro asegurado. Y para poder devolver la inversión, solo tenían que engañar a aún más trabajadores. Pero esto, evidentemente, no podía parar bien. La especulación era en realidad una estafa piramidal; donde la cúpula de la empresa se quedaba con el dinero.

Contra la opinión de muchos economistas y analistas , la empresa fue apoyada por el Ministerio de economía, en 2002, recomendaron públicamente invertir en dicha empresa, estafando así a miles de trabajadores, ahora falta por ver quien era el enchufe dentro del Gobierno que ha cobrado por hacer publicidad de una estafa piramidal.

Hace dos días, después de doce años de la intervención judicial de la compañía, la Audiencia Nacional ha decidido al fin condenar a 20 de los 27 acusados, y poner a su ex presidente una condena de 12 años y 4 meses de cárcel, junto a numerosas multas económicas que elevan la suma a 3.700 millones de euros a pagar  entre los 190.022 afectados reconocidos.

Sin embargo, ya es demasiado tarde para muchos. Este entramado ha llegado incluso a causar suicidios; en 2015, Lalo García, ex jugador de baloncesto, se suicidó al haber recomendado el negocio a familiares y amigos, muchos de los cuales se arruinaron también por la estafa piramidal. Pero para el máximo accionista y considerado cerebro de la estafa, José Manuel Carlos Llorca Rodríguez, todo fue bien. Se fugó a Venezuela donde todavía a día de hoy sigue desaparecido.

La organización “Manos Limpias”, la cual supuestamente debía de ayudar a los afectados por Fórum filatélico, no está libre de sospecha. Se le abrió una investigación por “apropiación indebida” del dinero recaudado a los afectados.

Así terminan las estafas a los trabajadores en España, con su líder libre, viviendo del dinero de cientos de miles de trabajadores, el Gobierno libre de toda culpa, y los trabajadores arruinados y en la miseria, al menos, los que pudieron continuar viviendo.

Sigue a Diario raíz en las redes sociales: Facebook, Twitter, Instagram, Youtube.