La Gran Sala del Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha avalado este jueves las devoluciones sumarias en la frontera de Melilla a Marruecos, considerándolo legal y no contrario a los derechos humanos.

La decisión de los 17 magistrados se ha hecho pública este jueves. Esta sentencia se opone a la emitida por el mismo tribunal en 2017, en el que se impugnó a España por vulnerar el Convenio Europeo de los Derechos Humanos al devolver a dos migrantes que saltaron la valla de Melilla en 2014.

La condena, la cual ha sido revocada por el propio tribunal, fue absuelta. La Gran Sala del Tribunal sostiene que los dos emigrantes optaron por no seguir “el procedimiento legal” para entrar en el territorio español, por lo que su devolución es “consecuencia de sus propia conducta”.

Las llamadas “devoluciones en caliente” fueron regularizadas en 2015 por el gobierno de Mariano Rajoy, incluyéndose en una disposición de la Ley de Seguridad Ciudadana. El PSOE al llegar a la Moncloa continuó realizando devoluciones de migrantes a Marruecos, alegando que se realiza “en cumplimiento con la ley vigente”, a pesar de que los socialistas se comprometieron a paralizar las devoluciones sumarias.