El Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha sentenciado este jueves que, desde el momento de hacerse oficiales los resultados electorales, Oriol Junqueras debería haber sido reconocido como eurodiputado, haciéndose efectiva la inmunidad aparejada a esa condición.

El Tribunal Supremo Español preguntó en julio al TJUE, a petición de la defensa de Junqueras, sobre el alcance de la inmunidad como eurodiputado alegada por el exvicepresidente de la Generalitat y líder de ERC, y sobre si debería haberle permitido salir de prisión para jurar o prometer el cargo.

La sentencia, dictada por el presidente del TJUE, Koen Lenarts, considera que la inmunidad como eurodiputado se adquiere desde la proclamación de los resultados, a pesar de no haberse completado los trámites que fija la legislación estatal para asumir el escaño ni se haya participado en la sesión constitutiva de la Cámara Europea.

Del mismo modo, esta condición de inmunidad implica el levantamiento de cualquier medida provisional que le haya sido impuesta antes de ser proclamado electo, con el fin de permitirle desplazarse a la Eurocámara y participar en la sesión constitutiva.

El Tribunal de Justicia Europeo da así la razón a Junqueras y rechaza los argumentos interpuestos por la justicia española y compartidos por la Comisión Europea y la Eurocámara, que consideraban que Junqueras no era eurodiputado consolidado y no gozaba de inmunidad, pese a ser miembro electo del Parlamento Europeo, al no haber cumplimentado los trámites exigidos por la ley española.

Junqueras resultó elegido en los comicios europeos de mayo, pero el Tribunal Supremo no permitió que el dirigente independentista, juzgado en el proceso por el referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017 y en prisión preventiva, abandonara la prisión para acatar la Constitución ante la Junta Electoral Central y recoger su acta de Eurodiputado como exige la ley electoral española, con el argumento de apreciarse un claro riesgo de fuga.

De todas formas, esta decisión no implica que Junqueras vaya a abandonar la prisión inmediatamente, puesto que el TJUE deja todo lo relativo a la causa general al Supremo. Quienes pueden salir realmente beneficiados por este dictamen son Carles Puigdemont y el exconsejero Toni Comín.

Por un lado, ninguno de los dos pudo acceder a su escaño tras no haber jurado o prometido la Constitución, por lo que esta sentencia les abre una vía en los procedimientos que tienen en marcha en Luxemburgo. Por otro lado, su orden de extradición se encuentra pendiente de aclararse su inmunidad como Eurodiputados.