El Tribunal de Justicia de la Unión Europea deja que sea la justicia española la que analice caso por caso si las hipotecas ligadas al IRPH fueron comercializadas siguiendo unos criterios mínimos de transparencia.

La cláusula, que no ha invalidado por completo el uso de este índice, deja libertad a los jueces españoles para anular las hipotecas en caso de considerarlas abusivas ya que la cláusula no solo debe ser comprensible desde el punto de vista “formal y gramatical” sino que se debe asegurar que el consumidor medio entiende el método por el que se calcula el tipo de interés y entiende las consecuencias que puede tener a nivel económico.

La ASUFIN (Asociación de Usuarios Financieros) había presentado esta misma semana un Estudio Jurisprudencial que revelaba que la mayoría de reclamaciones por IRPH -más de un millón de hipotecados- seguía a la espera de un dictamen del Tribunal Europeo.

En total, según los datos de ASUFIN, se han fallado 166 sentencias por IRPH desde 2015, de las que 134 han resultado a favor del consumidor y 32 en contra; de las recopiladas el año pasado, se fallaron cuatro sentencias a favor y tres en contra, y se espera que desde este momento la justicia española comience a valorar todos los casos concretos de uno en uno.