Este martes la Audiencia Provincial de Álava ha anunciado las penas impuestas a los responsables – ex cargos del PNV – de la mayor trama de corrupción de Euskadi hasta ahora. Así cierra un complejo proceso judicial que duró todo el 2018 y durante el cual han pasado por juicio 26 personas, de las que once han sido absueltas.

Alfredo de Miguel, antiguo “número dos” del PNV, ha sido condenado a 13 años y tres meses de prisión por varios delitos de corrupción relacionados con cobros de comisiones ilegales a cambio de la concesión de distintos contratos públicos. También han sido condenados otros exdirigentes del partido como Aitor Telleria, a seis años y seis meses, y a Koldo Ochandiano, a siete años y seis meses.

A pesar de la decisión del Tribunal, De Miguel estará un máximo de nueve años en prisión al aplicar la legislación vigente y Telleria y Ochandiano, seis años y nueve meses.

Los delitos que se han atribuido a los antiguos miembros del PNV son el tráfico de influencias, falsedad en documentación mercantil, cohecho impropio, blanqueo de capitales, malversación de fondos públicos, cohecho pasivo y asociación ilícita, habiendo sido todos absueltos del delito de coacciones.

Aparte de las penas de prisión, De Miguel deberá pagar una multa de 351.000 euros y Ochandiano de más de 7.000 euros.

Las esposas de De Miguel y Ochandiano también se enfrentan a penas de un año y medio de prisión y multas de 178.000 euros. Mientras que Julián Sánchez Alegría, el ex responsable de la red de parques tecnológicos de Euskadi, y Álava Alfonso Arriola, antiguo gerente del Parque Tecnológico, han sido condenados a siete y cuatro años de inhabilitación respectivamente.