El gobierno de Pedro Sánchez, con Carmen Calvo al frente del asunto, ha anunciado la fecha para la exhumación de Franco, que será el 10 de junio.

Los restos del fascista Franco serán llevados al cementerio de El Pardo, ubicado en la Comunidad de Madrid. En ese cementerio también están enterrados a día de hoy ministros, militares, presidentes e incluso artistas. Entre estos ministros se encuentra, por ejemplo, Carrero Blanco.

El gobierno del PSOE prometió tiempo atrás que exhumaría al dictador antes de las elecciones, pero como se ha podido ver no ha cumplido con su promesa.

Ahora se compromete a exhumarlo después de las elecciones de manera oportunista para ganar votos de cara al 28 de abril.

Además, apoyan la idea de que el Valle de los Caídos sea un “lugar de reposo y respeto”, pero sin Franco, donde se cree que es algo parecido a un lugar de reconciliación, cuando la realidad es que los criminales fascistas no han sido juzgados y sus símbolos se exhiben con impunidad.

Mientras el PSOE de Sánchez se pinta con una máscara progresista y antifranquista, la realidad es que ellos mismos con sus políticas en contra de los trabajadores han alimentado el discurso fascista de grupos como Hogar Social Madrid o el auge de VOX.