Fuente: Ibernaus
Este viernes el Ministeri de Treball ha convocado una reunión de mediación entre los tripulantes de cabina de Finnair en Barcelona y el comité de empresa. Al no llegar a ninguna conclusión, los trabajadores y el sindicato USOC han decidido realizar paros durante distintos días.
La principal reivindicación de los 50 trabajadores de Finnair es el cambio de tipo de nómina de “auxiliares administrativos” a “tripulantes de cabina” que es el trabajo que realmente están llevando a cabo. Este cambio les permitiría una cierta mejora en las condiciones laborales y de salario.
Durante las reuniones, la empresa contratante, Atlas-Adeco Outsourcing ha mantenido una postura conciliadora frente a los trabajadores justificando el buen trato por parte de la compañía y la afinidad por llegar a un acuerdo con los trabajadores de la plantilla. Sin embargo, lejos de este trato del cual presume la empresa, la realidad es que la empresa aprovecha el marco legislativo en materia laboral, el cual ampara toda clase de “jugadas” que sirven para aumentar la explotación de los trabajadores y mantener las peores condiciones posibles.
Por ello, los próximos días 18, 19, 25 y 26 de agosto y 1 y 2 de septiembre se han programado huelgas para poner a la empresa contra las cuerdas y que acepte las medidas propuestas por la tripulación y la USOC, representante sindical de los éstos; pese a la programación de otra reunión por parte de la patronal para intentar paralizar la huelga, los trabajadores mantienen la justa posición de luchar por unas condiciones laborales dignas.