Los testigos y las pruebas recogidas por la fiscalía anticorrupción señalan a que tanto el expresidente de Bankia Rodrigo Rato como el exconsejero delegado Francisco Verdú conocían las irregularidades de las cuentas de 2011.

En julio fiscalía aumentó la pena que se pedían, sumando el delito de falsedad contable. ​La Fiscalía considera probado que los gestores de Bankia conocían las irregularidades contables. Este lunes al inicio de la fase final del juicio, celebrado en la Audiencia Nacional de San Fernando de Henares, la fiscal Carmen ha sostenido que los cambios en su acusación se han realizado con total transparencia.

Cuando la fiscalía anunció la ampliación de acusaciones, las defensas de algunos acusados alegaron que el Ministerio Público estaba vulnerando sus derechos de defensa por modificar la acusación, a lo que la fiscal Carmen Launa contesto que “carecía de fundamento” y que solo buscaba la “pasividad” en la fiscalía, sobre unos hechos que han tenido trascendencia penal, e ignorar esto supondría renegar de sus obligaciones como fiscal.