El equipo directivo de Ford Almussafes ha comunicado a los sindicatos su 
intención de aplicar un Expediente de Regulación Temporal de Empleo 
(ERTE) durante cuatro días, que afectaría a unos 7.000 trabajadores como 
medida previa a la reducción de 100 automóviles por día.
La multinacional en su reunión, el pasado lunes, con las entidades 
sindicales ha propuesto la ejecución de este ERTE para los días 1 y 2 de 
agosto y el 19 y 20 de diciembre, siendo el tercer ERTE en las plantas de 
vehículos y el quinto para las de motores. Este nuevo expediente afectaría a 
toda la plantilla, exceptuando seguridad, bomberos, recambios o la planta 
motriz.


Este ERTE pretende paliar la prevista bajada de producción por necesidades 
de la empresa, bajando 100 coches la producción en lugar de los 160 
propuestos primeramente. Esta reducción se convertiría en medida 
permanente desde el 1 de septiembre, así deja por recolocar de 250 a 300 
trabajadores que perderían el 20% de su sueldo.Según afirma con seguridad 
Ford, esta bajada de la producción «se hace definitiva y se alargará más allá 
de 2019, manteniéndose en 2020».


Ford ha entregado al comité de empresa toda la documentación que justifica 
este descenso en la producción, ya que la aplicación de un ERTE requiere la 
explicación de las causas que lo provocan. Los sindicatos por su parte, 
comunican una reunión para el próximo viernes donde pretenden alcanzar 
un acuerdo, pero adelantan la importancia de la situación, que significa una 
modificación sustancial del turno de trabajo de los 300 trabajadores que 
tendrán que derivarse a turnos de mañana y al lanzamiento del kuga