El suceso se produjo en 2012, cuando dos guardias civiles dieron el alto a un vehículo que circulaba con las luces apagadas y en sentido contrario. El Tribunal Constitucional ha dado carpetazo definitivo al caso al rechazar el recurso de amparo presentado por la Asociación Española de Guardias Civiles.

Francisco Franco Martínez-Bordiú, más conocido como Francis, nieto del dictador Francisco Franco, no irá finalmente a prisión por el caso del atropello a dos agentes de la Guardia Civil en 2012. La Audiencia Provincial de Teruel lo absolvió en el año 2018 después de que inicialmente fuera condenado a 30 meses de cárcel por el juzgado de lo penal de la localidad aragonesa, por delitos de atentado contra la autoridad y conducción temeraria. La Audiencia concluyó entonces que, pese a que el nieto de Franco era el titular del vehículo implicado, un vehículo de alquiler, no pudo probarse que él estuviera en el lugar de los hechos. 

El 30 de abril de 2012, durante la madrugada, dos guardias civiles dieron el alto a un vehículo que circulaba en dirección contraria y con las luces apagadas por la nacional 234, en la provincia de Teruel, pero el conductor no paró y se dio a la fuga.  Los agentes persiguieron al vehículo por varias localidades durante unos 30 kilómetros, hasta que el vehículo fugado se detuvo a la altura de Lagueruela. Cuando los agentes se aproximaron, el copiloto exhibió por la ventanilla la funda de un arma de fuego larga, mientras que el conductor dio marcha atrás embistiendo al coche patrulla, al que empujó varios metros hasta sacarlo del camino. 

El Tribunal Constitucional ha dado carpetazo definitivo al caso al resolver que el recurso de amparo presentado por la Asociación Española de Guardias Civiles no cuenta con la trascendencia constitucional requerida para que el Alto Tribunal intervenga en la sentencia.