Tras varias horas de interrogatorios a los CDR detenidos a finales de septiembre, Ferrán Jolis, uno de los mismos, confesó a la Guardia Civil que usaban nombres clave para referirse al presidente y expresidente de la Generalitat de Cataluña. El nombre que usaban para Quim Torra era ‘Gandalf’ y para Carles Puigdemont ‘Lisa’.

Los miembros de los Comités de Defensa de la República han sido investigados por terrorismo en la Audiencia Nacional durante estos meses. Y antes de las declaraciones ante el juez, Jolis declaró que alguien, de parte de la presidenta, le dejó claro que había intención de que ‘Gandalf’ (Quim Torra) ocupara el Parlament de Cataluña y se quedara dentro.

El encargo que recibió Jolis fue “garantizar las comunicaciones una semana sin límite de gastos”. La intención era saber si la situación era lo suficientemente viable como para encerrarse dentro y garantizar la seguridad informática y de telecomunicaciones.

Lo que necesitaban, según dijo el acusado, eran dos emisores potentes y un receptor con un repetidor interno, así como gente para solucionar problemas en todos los puntos.